lunes, 11 de enero de 2010

Singularidad numérica


-"Hola, me llamo Sergio"
-"¡Que casualidad, yo tambien!"

¿Cuantas veces os ha ocurrido esto? Os presentais a alguien y sucede que tambien se llama como tú. Cuando me pasa a mi al menos siento como si me quitaran una parte de mi. Esa persona no es yo pero se presenta como si fuera yo.

Os pondre un ejemplo de lo que quiero expresar: Pensad en una manzana. Bien, seguro que os habeis imaginado una fruta roja, redonda, dulce o ácida... Ahora le cambiare el nombre a la manzana por el de mierda. Pensad en una mierda....
...
...
...
Ya?
¿Acaso se os ha pasado por la cabeza algo parecido a una fruta roja, redonda y sobre todo dulce y acida? Pues bien, con los nombres sucede lo mismo. No porque la gente se llame igual son personas parecidas. Un nombre deberia definir una personalidad, de ahi que cuando me presente le diga a la gente que me llame como quiera, porque como bien dijo Tony Dientes de Bala en Snatch "Puedes llamarme Susan si eso te hace mas feliz".

Un número. Único, irrepetible, irremplazable, jerarquico, más personal. Dentro de poco la generacion joven empezara a numerarse como si de presos se trataran. Y aunque ya tengamos números identificativos (Carnet, SS, abono, tarjeta de crédito, cuenta bancaria...) en algun momento de nuestras vidas la gente preferira ser única a ser la copia de alguien que murió hace 200 años.

Como bien le conto un maestro zen al viajero:
-"¿Quién eres?"
-"Soy Anthony"
-"Te he preguntado quién eres, no cómo te llamas."

Atentamente: 100045772396

PD: Ademas, siempre se pueden hacer bromas de números primos y burlarte de como minimo 1 de cada 10 (exactamente del 5)

3 comentarios:

  1. Te comento hombrecin .. humor y filosofia juntos, tiene buena pinta, mucha gente lo separa estas dos cosillas, pero juntos son muy poderosos si señor .. me paso otro dia.

    ResponderEliminar
  2. Al menos que los que me conocen me dejen el nombre!

    ResponderEliminar