martes, 25 de octubre de 2011

El superpoder de la voluntad

Sí, he vuelto de la tumba. El trabajo, la salud, la vagancia, la vida en general me mantiene alejado, pero siempre regreso tarde o temprano para dar la brasa de nuevo.


Hoy he venido a hablar de la que considero la cualidad por excelencia para definir a un héroe o a un villano: la voluntad.
A la hora de poder elegir un poder en la típica conversación friki en una tienda o bar la mayoría se quedaría con las típicas (factor de curación, invisibilidad, invulnerabilidad, superfuerza...), pero yo opto por la que considero la más necesaria, una fuerza de voluntad inamovible.

A los héroes y superhéroes les caracteriza una cosa muy simple, su altruismo y su desinteresado deber personal para con la gente corriente. Y en contrapunto, los villanos siempre se ven atrapados por el héroe por su egoismo y su arrogancia. Pero ambos comparten cosas en común.
Una de ellas es su fuerza de voluntad para continuar con sus planes o ideas. ¿Qué haríais vosotros si fuerais Superman o Spiderman? ¿Elegiríais sobrevolar la Tierra salvando inocentes y rescatando heridos? ¿Lucharíais contra el crimen? Todos nos lo hemos planteado alguna vez, pero pocos se dan cuenta de que es un sacrificio que casi nadie hará.

"Un gran poder conlleva una gran responsabilidad" decía tío Ben. Spiderman es un claro ejemplo de lo que un héroe debería ser. Socialmente es un inadaptado, ha sacrificado toda su vida personal, sus relaciones amorosas, su trabajo y su salud en pos de una misión, pero ¿qué le hace continuar?
La respuesta son dos cosas, su voluntad y su ideología. Ese sentimiento de no abandonar que tienen todos los héroes que merecen ese título.

Batman es el mayor ejemplo que he encontrado para definir mi idea. Un hombre que de niño ve morir a sus padres a manos de un vulgar ladrón y que de mayor consagra todo a su Misión (creedme, merece ir en mayúsculas). Este personaje entraña muchas cuestiones, tales como ¿Bruce Wayne es Batman o Batman es Bruce Wayne? o ¿cómo sería de no haber muerto sus padres?
El claro ejemplo del poder de la voluntad se encuentra en Batman. Un hombre que ha renunciado a todo vicio que pueda perjudicar su Misión. No tiene relaciones amorosas, no bebe alcohol, no fuma, no duerme apenas, es brutalmente apalizado, acuchillado y disparado noche tras noche y su mente se enfrenta a terribles dilemas morales continuamente... pero aun así sigue continuando con ello. 
¿Por qué? ¿acaso es masoquista? No, lo hace porque su voluntad es totalmente férrea.

Ojalá hubiera gente que sacrificara sus vicios y sus necesidades sociales en pos de un estado mejor. Todos los héroes han tenido una vida de mierda, y sin embargo continuan siéndolo.

¿Prenderte en llamas? ¿Alargarte siendo de goma? ¿Telepatía? No, gracias. Yo prefiero tener una voluntad de héroe.
"La gente cree que es una obsesión, una compulsión. Como si hubiera un irresistible impulso a actuar. Nunca ha sido así. Yo elegí esta vida. Sé lo que estoy haciendo. Y un día cualquiera, puedo dejar de hacerlo. Hoy, aun así, no es ese día. Y mañana no lo será tampoco". - Batman, Identity Crisis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada