martes, 16 de abril de 2013

Juicio de integridad


La integridad está en entredicho. La facilidad con la que la sociedad actual es capaz de olvidarse de las personas de su pasado es cada vez mayor. Si echamos la vista atrás ¿cuánta gente importante existió en vuestras vidas con la cual ya no hablais?
El vivir en una ciudad grande no hace sino más sencillo el poder olvidarse de esa gente y eso supone una pérdida de valores muy importante. En estos días las promesas son fáciles de romper, la palabra es algo que se da a la ligera y los amores son objetos para nuestra propia felicidad.
Ya no queda apenas gente que sea fiel a sus principios, que sea honesta y que busque la felicidad de aquellos que les hacen la vida algo más llevadero. Todo ello se ha diluido en una falsa ilusión de perfección, si algo está bien no tiene que cambiar y si lo hace mejor no tenerlo... esto es lo que se dirían muchos si fueran conscientes de sus acciones.


La importancia de ser consecuente con los actos y las palabras es necesaria para poder madurar como persona. Tratar de contentar a aquellos que te hacen feliz mientras ignoras a aquellos que te amargan es el secreto a poder ser íntegro y orgulloso de quién eres.
Aunque todos cometamos errores en la vida tenemos que tener dentro de nosotros el poder de admitir que nos hemos equivocado, al igual que el poder de perdonar a aquellos que nos ofendieron y se arrepienten de ello. De no ser así estaremos condenados a una sucesión de malas amistades, malos amores y malas compañías.

Buscar el equilibrio perfecto entre ser empático y ser egoísta es importante también.
La elección de aquellas personas que queremos que nos rodeen es sólo una cuestión de juicio personal. ¿Quiero confiar en ésta persona? ¿Cómo veo que actúa respecto a los demás? ¿Y respecto a mí? son preguntas que deben hacerse antes de confiar en alguien, ya sea en una amistad o en una relación. Sin embargo algunas veces todos nos dejamos llevar por prejuicios. Todos habremos encontrado a alguna persona que al principio se comportaba de una forma pero pasado el tiempo se ha convertido en lo opuesto. Es entonces cuando entra en juego nuestra decisión.

La experiencia es el principal factor para alcanzar dicho juicio y dicha integridad. Ser consciente por completo de que todas tus acciones y todas tus palabras cambian tu mundo conocido es un concepto que muy poca gente lleva a cabo, pero es algo grato de encontrar.

Podrás encontrar a cientos de personas pero sólo un puñado de ellas se quedarán a tu lado fielmente. Ahora piensa porqué es eso.


"Aquél que luche contra monstruos debe tener cuidado, pues puede convertirse en uno a sí mismo" -- Friedrich Nietzsche

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada