viernes, 12 de noviembre de 2010

Otoño, que te como el co.... do



 Bueno, ahora mismo me hallo escribiendo a un simple día de mi viaje a Irlanda por motivo de mi descanso mental y relajación de la presión social colindante.

Estos últimos días he querido escribir sobre muchas cosas. Cosas como por ejemplo las posturas que puede adoptar un hombre durmiendo en la cama de una mujer siendo ésta una cama individual (ilustrado), clases de personas que se encuentran en un concierto de metal, tutorial para empezar a hacer tus propios parches bordados, crónica del concierto de Blind Guardian, 3 recomendaciones de películas, 2 críticas de libros y una sección nueva de recomendación de videojuegos.
¿Por qué aun nada de eso? Pues por desidia. El frío me aletarga como a un oso. También porque al menos cuatro de esos temas ya los habla la gente demasiado.


Después de ésta leve introducción sobre lo que estoy haciendo y planeando, vengo a hablaros del duro otoño en las relaciones.

Sucede que los amores de verano se desvanecen bajo la alfombra del frío y lo que antes era ardiente pasión a estas fechas se convierte en distanciamiento y extrañismo.
Exámenes, estudios, trabajos, cumpleaños, viajes familiares por Navidad.... todo ello imposibilita el uso sano y adecuado de una relación estable y, por lo tanto, se vuelve algo tan frágil como una morsa bailando patinaje artístico sobre un lago helado del Perú.

A todos nos ha pasado que hemos sufrido abandono (o lo hemos infligido) tras lo que aparentaba ser una relación interesante durante el verano. Pocos son los que a día de hoy ves con parejas de más de dos años y aun menos son los que ves con la intención de poseer algo así, pero siempre sucede lo menos esperado cuando entablas conversaciones y te encuentras con gente con tus mismos gustos, aficiones y pasiones. Si esto te sucede, ¡la comodidad y la rutina te atraparán en lo que denominamos una relación!



Tienes, a mi haber, tres fases a seguir:
  • Que sea un ligue de una noche: Nada pasará más allá de un sentimiento físico momentaneo. Si quedas una tercera vez con él/ella, superaste ésta fase.
  • Que se transforme en un rollo: Reconócelo, ¿cuantas veces un rollo ha sido solo un rollo sin que uno de los dos quisiera algo más?
  • Que hayas empezado el principio de una bonita amis... relación: A la larga todo rollo se transforma en ésto. Los celos están a flor de piel y te reconoces sonriendo más veces de las que estás acostumbrado, pero te encuentras bien y feliz.
Hay gente que no se adapta al cambio de fase y asume que continuan en las mismas aun sin haber hablado con sus parejas. Pero reconocedlo, un rollo de más de 3 meses ya no es un rollo, es una pura relación como hoy día entendemos.

Siempre puedes poner imágenes chorras
Los elementos ajenos a la relación, tales como la fidelidad, la comprensión o la carencia de interés sobre el compañero pueden ser los determinantes para conseguir su final inesperado, lo que me lleva al tema principal de hoy, queridos míos, después del verano, viene el otoño, y las parejas que veías tan bien se separan entre gritos, peleas públicas, reproches e insultos.
Aunque también queda otra clase de pareja, la que aun a pesar de las discusiones, celos, reproches y demás, continuan juntos y tratando de ser lo más acaramelado del mundo aun a pesar de sus continuas peleas... las odio con todo mi ser.

Sentaos y disfrutad del espectáculo, si leeis ésto y os sentís identificados con alguno de los personajes aquí expuestos es decisión vuestra continuar así o cambiarlo.

"Everybody knows it's better by you, better than me" - Judas Priest/Better By You, Better Than Me

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada